Síntomas de la progeria

Compártelo!

Por lo general, durante el primer año de vida, el crecimiento de un niño con progeria se ralentiza de modo que la altura y el peso caen por debajo del promedio para la edad que tenga. El desarrollo motor y la inteligencia se mantienen normales.

Los signos y síntomas de esta enfermedad progresiva son:

  • Crecimiento lento, y altura y peso por debajo de la media.
  • Una cara estrecha y la nariz picuda.
  • Caída del cabello (alopecia), incluyendo cejas y pestañas.
  • El endurecimiento de la piel en el tronco y las extremidades (esclerodermia).
  • La cabeza desproporcionadamente grande para la cara.
  • Labios delgados.
  • Venas visibles.
  • Ojos prominentes.
  • Mandíbula inferior pequeña (micrognatia).
  • Voz aguda.
  • Malformación de los dientes.
  • Disminución de la grasa corporal y del músculo.
  • Articulaciones rígidas.
  • Dislocación de la cadera.
  • Resistencia a la insulina.
  • Latido del corazón irregular.

Cuándo consultar a un médico

Solicite una cita con el médico si el niño no parece estar creciendo o desarrollándose de manera normal, incluyendo que tiene problemas con la pérdida del cabello, cambios en la piel o un crecimiento lento.

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí